miércoles, 7 de julio de 2010

¿Cómo trabajar con gente insoportable?

Vaya título!, ¿no?

Cierto que este blog, está orientado a la gestión de las tecnologías de la información y su gestión, pero uno de los principales elementos que forman parte de un equipo, área o departamento es el factor humano, una cosa es la tecnología, lo otro ... es quien la gestiona.

Los patrones más comunes dentro de una organización de seres conflictivos, según investigaciones realizadas por Bramson son: 

El tanque Sherman


  • Busca su objetivo, apunta y dispara, atacan las conductas individuales y las características personales. Te bombardean con una implacable diluvio de críticas y argumentos. Normalmente los tanques Sherman alcanzan sus objetivos inmediatos, pero al precio de amistades perdidas y, a largo plazo, de una erosión de las relaciones. Los tanques Sherman experimentan una aguda necesidad de demostrarse a sí mismos y a los demás que su visión del mundo es la correcta. 
    •  Tienen muy claro como deberían comportarse los demás, y no temen decírselo. Los tanques Sherman valoran la agresividad y la confianza en uno mismo. Esa creencia hace que desvaloricen a los individuos que perciben como carentes de esas cualidades.
    • La convicción básica de un tanque Sherman es: "Si puedo conseguir que aparezcas débil, titubeante o poco claro, entonces yo pareceré, tanto a mí mismo como a los demás, fuerte y seguro".
    El francotirador


    • Emplean un método más sutil. Levantan una fachada de afabilidad desde detrás de la cual atacan con indirectas, insinuaciones, bromas que no tienen nada de joviales y alusiones muy poco sutiles. Los francotiradores utilizan las restricciones sociales para crear un lugar protegido desde el cual atacar a los objetos de su ira o envidia.
    • Acompañan sus proyectiles verbales con señales no verbales de amistad y de no estar hablando en serio. Esto crea una situación en la que cualquier clase de respuesta adoptada contra el francotirador puede ser vista como un acto agresivo, como si fueras tú quien ataca en vez de estar defendiéndote. Al igual que el tanque Sherman, los francotiradores creen que hacer quedar mal a los demás les hace quedar bien a ellos. También tienen muy claro lo que deberían estar haciendo de los demás, pero sus constantes observaciones cortantes normalmente desmotivan a los colegas en vez de producir resultados.
    Los cartuchos de dinamita
    • Se caracterizan por ataques de rabia que parecen controlar a duras penas.
    • Las rabietas pueden surgir de conversaciones y discusiones que parecen empezar amistosamente. Normalmente tienen lugar cuando el cartucho de dinamita se siente amenazado física o psicológicamente. En la mayoría de los casos, la respuesta de un cartucho de dinamita a una observación amenazadora consiste en ira seguida de un recelo o intento de culpar a otra persona.




     El sabelotodo

    • Sabe el 98% de todas las cosas
    • Casi nunca tiene dudas
    • No escuchan ideas que claramente son inferiores
    • No tolera que lo corrijan o le lleven la contraria
    • Pero si algo sale mal, hablará con la misma autoridad respecto a quién tiene la culpa: Usted!



     Los que siempre dicen sí

    • Evitan las confrontaciones
    • Quieren complacer a todos
    • Rápidos en acceder pero lentos en cumplir
    • Dejan un rastro de promesas rotas
    • No tienen tiempo para ellas mismas y se vuelven resentidas

    El que siempre dice quizá


    • Pospone las decisiones hasta que es demasiado  tarde
    • No sabe como tomar decisiones
    • Si la toma, no tiene la suficiente motivación para emprenderla
    • La decisión se produce por sí sola




    El que no dice nada



    • Usted no sabrá lo que piensa o sucede
    • No dice nada, sellan su boca y miran fijamente
    • No hay retroalimentación verbal ni corporal






    El que siempre dice NO!

    • Se disfrazan de personas normales con suaves modales
    • Derrotan las grandes ideas con una silaba
    • Impulsan la desesperanza y aniquilan la moral






    El Quejoso

    • Existe un plan en sus vidas, pero ellos no están en él
    • Se sienten indefensos y abrumados por un mundo injusto
    • Su estándar es la perfección y nada ni nadie la alcanza
    • Se quejan y gimen con generalizaciones vagas y en cascada
    • Le llevan sus problemas a usted y si ofrece soluciones usted se convierte en mala compañía

    ¿Qué hacemos con un empleado, cuyo perfil calza con estos personajes?, o más bien dicho..


    ¿Y ahora, quién podrá ayudarnos..?, ¿el chapulín colorado?, no!...hay maneras de enfrentar a estos seres y convivir con ellos, eso si con todo respeto, también hay límites hasta donde soportarlos, no somos ni la Madre de Calcuta ni el Padre Hurtado, pero hay técnicas que podemos ocupar.







    Plan de Acción

    ¿Cómo enfrentar a un tanque sherman, y no morir en el intento?

    • No contraataque o se defienda
    • Manténgase firme:  quédese quieto y defienda su terreno
    • Interrumpa el ataque:  mencione su nombre tranquilamente una y otra vez
    • Vuelva atrás y repita rápidamente la acusación o el punto principal
    • Apunte a lo fundamental y dispare
    • Paz con honor
    ¿Qué hacemos con un francotirador?
    • Deténgase, mire y vuelva atrás:  localícelo y repita lo que ha dicho suavemente
    • Utilice preguntas tipo faro:  preguntas sobre la intención o la relevancia
    • Si el se convierte en tanque utilice las estrategias para este tipo de comportamiento
    • Haga una patrulla en busca del agravio:  determine si hay alguien resentido con usted y aclare la situación
    • Sugiera un futuro educado y cortés
    Ay Dios!, ¿ y los cartuchos de dinamita?
    • Consiga llamar su atención: mencione su nombre en tono y lenguaje amistoso, pero con volumen alto e intensidad
    • Apunte al corazón: Demuestre su genuina preocupación, escuche y sea sensible
    • Reduzca la intensidad: empiece a hablar más bajo
    • Permiso por buena conducta:  haga una pausa y permita que baje la adrenalina
    • Impida que explote: encuentre el detonador, no lo toque y trate de desactivarlo. 
    Vamos, que se puede ... ¿qué hacemos con el sabelotodo?

    • Esté preparado y conozca bien su material
    • Vuelva atrás y repítalo respetuosamente
    • Fusiónese con sus dudas y sus deseos:  identifique los criterios que son importantes para él
    • Presente sus opiniones de manera indirecta y suavizante
    • Conviértalos en mentores
     Los que siempre dicen sí.

    • Haga que ser honesto sea seguro creando un clima sustentador
    • Hable honestamente, vuelva atrás y aclare las cosas
    • Ayúdeles a aprender a planificar su tiempo
    • Asegure el compromiso:  Pidiendo su palabra de honor, pidiéndole que resuma el compromiso, consiga que lo anote, estableciendo límites claros, y describiendo las consecuencias negativas de su incumplimiento
    • Refuerce la relación
     El que siempre dice quizá
    • Establecer y mantener la zona de confort y seguridad
    • Haga que los conflictos afloren a la superficie.  Aclare las opciones
    • Utilice un sistema de toma de decisiones
    • Tranquilice a la persona y luego asegúrese que llegará al final
    • Refuerce la relación
    El que no dice nada

    • Planifique el tiempo suficiente
    • Haga preguntas abiertas, quédese a la expectativa y con su lenguaje corporal pida una respuesta
    • Tómese las cosas a la ligera:  aplique el humor para romper el hielo
    • Adivine: póngase en sus zapatos, establezca hipótesis y comuníquelas una a una
    • Muestre el futuro: ponga las cosas en perspectiva y muestre las consecuencias
    • No se comprometa en cosas que no pueda cumplir
    El que siempre dice NO!

    • Déjese llevar por la corriente: Déjelas que sean tan negativas como quieran
    • Utilícelas como un formador personal de carácter y un precoz sistema de alarma.  Mantenga su actitud positiva
    • Deje la puerta abierta, dele tiempo para que piense
    • Búsque la respuesta polarizante:  saque lo negativo antes que él lo haga y limítese a estar de acuerdo con su punto de vista y de un paso más allá.
    • Reconozca la buena intención
    El quejoso
    • Tenga paciencia, compasión y compromiso
    • Escuche para seleccionar los principales puntos
    • Interrumpa con tacto, pida la ayuda de su quejoso y concrete
    • Traslade el foco de atención a las soluciones
    • Muéstreles el futuro:  déle tareas por cumplir y manténganse informados del avance
    • Fije un límite a las quejas de manera asertiva
    Pues bien, estimados lectores de este blog, si está sorprendido de hasta donde puede llegar la fauna del homo sapiens, imaginese lo que es convivir día a día.

    Respire hondo, cuente hasta diez.., pero no pierda la calma, todos quienes ya tenemos un par de años de experiencia laboral en cualquier ámbito nos hemos topados con estos seres, que vinieron al mundo al igual que Ud. o quien escribe estas líneas, lo importante es convivir!.

    ¿Qué pensará la NASA, con la misión tripulada a Marte?, imagínese por un instante si los tripulantes de la nave espacial que debe viajar 3 meses, con astronautas encerrados se pongan a discutir como un tanque sherman, un quejoso o uno que diga siempre no?, mejor ni me lo imagino la nave espacial estaria dando varios saltos en el recorrido de su trayectoria, como cruel testimonio de la bien llamada "convivencia humana".., hasta la próxima!.

      2 comentarios:

      Claudia dijo...

      Uno nunca esta libre de toparse con algún espécimen de los antes mencionados. Hay veces que estos francotiradores atacan tanto que resulta doloroso soportarlos y por mas que uno cuente hasta 10 se ve afectada por una nube de negatividad. Que hacer? Cambiarse de trabajo? todos sabemos que es muy difícil encontrar una nueva pega. Seguir soportándolos? llega un momento que hasta nuestra salud se ve afectada. Llegamos al punto en que hay que poner dos cosas en la balanza. El sustento económico o la tranquilidad personal? Lo dejo para que lo mediten....

      Carolina dijo...

      Siempre nos topamos con uno o más en nuestros lugares de trabajo...buenas descripciones son necesarias conocerlas para poder saber que hacer frente a uno de ellos.
      Gracias!